Por esta razón hay hasta 12 horas de espera en garitas

0
148

Desde el pasado sábado por la tarde comenzaron las largas filas en el cruce fronterizo

SAN DIEGO – La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) anunció nuevas medidas en la frontera con México para desalentar los cruces no esenciales durante la pandemia de COVID-19.

De acuerdo a CBP, una reciente encuesta entre 100,000 viajeros encontró que más de un 60% de los viajes fronterizos de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes eran por razones consideradas no esenciales.

“En respuesta a la crisis sanitaria y para proteger a las comunidades fronterizas, CBP está tomando medidas para desalentar el cruce innecesario de viajeros hacia y de México”, dijo CBP en un comunicado.

Para reducir el avance y propagación de COVID-19 en Estados Unidos, CBP dijo que está ajustando sus operaciones en puertos de entrada selectos de la frontera con México para reducir los viajes innecesarios. En la zona fronteriza de Baja California, impacta a las garitas de San Ysidro, Otay Mesa y Calexico, indicó CBP.

La agencia señaló que en dichos puertos de entrada, se tendrá la discreción de referir inspección secundaria a aquellos cuyo viaje no sea esencial y se les proveerá de una copia del aviso de salud a viajeros expedido por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) para crear consciencia de las actuales restricciones, y los viajeros entiendan el riesgo de los cruces fronterizos.

De acuerdo a CBP, los viajeros no esenciales, incluyendo ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes, experimentarán un aumento en los tiempos de espera, así como la posibilidad de ser referidos a inspección secundaria para recibir la notificación de salud del CDC.

“Ciudadanos y residentes permanentes tienen el derecho legal de entrar a Estados Unidos y no se les negará la entrada, sin embargo, se recomienda que crucen sólo por propósitos esenciales, tal como los define las notificaciones del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) publicadas en el Registro Federal”, dijo la agencia.

CBP indicó que las medidas se deben a que México sigue experimentando aumentos de casos positivos a lo largo de la frontera con Estados Unidos.

“Es nuestro deber el implementar medidas para proteger y educar a los estadounidenses, incluso desalentarlos a hace viajes innecesarios a México”, indicó la agencia.

El flujo comercial de carga a Estados Unidos no está sujeto a ninguna restricción, reiteró CBP. Y la agencia señaló que mantiene su convicción de facilitar el movimiento transfronterizo de comida, combustibles y medicamentos.

“Creemos que esas medidas desalentarán cruces no esenciales y por consiguiente reducirán la propagación del virus”, señaló la agencia.

CBP confirmó que la medida inició desde este 21 de agosto. Desde el pasado sábado por la tarde comenzaron las largas filas en el cruce fronterizo desde Tijuana a San Diego por la garita de San Ysidro, donde se observó una gran mayoría de casetas cerradas para el cruce automovilístico.

De acuerdo a CBP, a las 12 p.m. la garita de San Ysidro tenía cuatro carriles abiertos para el cruce general, seis carriles abiertos de Ready, y cinco carriles abiertos para Sentri.

Desde el pasado 21 de marzo, los cruces fronterizos desde México hacia Estados Unidos fueron restringidos a sólo cruces considerados como esenciales debido a la pandemia de coronavirus. Y estas restricciones a cruces no esenciales han permanecido activas por periodos de 30 días, que se han extendido en cinco ocasiones, y actualmente están vigentes hasta el 21 de septiembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here